Welcome to MEIKO.
Please select a country and click "confirm".
The clean solution

La comida portuguesa tiene fama en China

Un restaurante popular con fuerzas renovadas

Parados durante dos meses, 90 sillas vacías, los trabajadores en casa, sin servicio de entrega a domicilio. Este restaurante occidental de Xi`an resurge de sus cenizas como un fénix tras la pandemia de la COVID-19. ¡Descubre por qué!

Confinamiento con calma

Dos meses de inactividad en un lugar donde se suelen servir salchichas asadas al estilo portugués, caracoles a la francesa, pollo asado portugués y filetes de solomillo de waygu australiano. Entre febrero y marzo de 2020, el restaurante portugués St. Louis de Xi`an, en la provincia de Shanxi, permaneció cerrado a causa de la orden del gobierno por la pandemia de la COVID-19. Este restaurante con 20 años de historia en la ciudad está especializado en la cocina occidental, sobre todo en la cocina portuguesa. Durante estos dos meses, sus hornos han estado apagados, sus 90 sillas, vacías, y sus empleados, en casa.

Sin comensales no hay facturación. Pese a lo complicado de la situación, Mr. Kevin (Liu Xiao Liang 刘小亮), director de servicio y recepción del restaurante portugués St. Louis, siempre ha mantenido una actitud positiva. Los chinos están acostumbrados a ahorrar. Por tanto, ha podido permitirse relajarse y disfrutar del parón obligado sin demasiadas preocupaciones, en casa con su familia. Cada dos semanas, alguien de su equipo se acercaba al restaurante a revisar el equipamiento. ¿La instalación eléctrica está en orden? ¿Funcionan los grifos? ¿El lavavajillas está en buen estado? Para asegurarse de que todo estaba en orden.

Preparar los procesos y el equipamiento para empezar de nuevo

En abril, el sector del catering empezó a retomar su actividad. En el St. Louis, se siguen unas estrictas normas para garantizar lo máximo posible el tratamiento higiénico de la comida y la vajilla. Se desinfectan las superficies y los equipos a diario antes de que los clientes lleguen al restaurante. Cuando llegan, se comprueba su estado de salud. Se les toma la temperatura y se evalúa su estado de salud según un "código sanitario". Este código evalúa el estado de salud del usuario: el código verde indica que el cliente está sano y puede acceder a las instalaciones. Se le prohíbe el acceso cuando el código es amarillo, lo que significa que hay cierto riesgo, y el código rojo indica que el riesgo de contagio es alto.

Los clientes tienen muy en cuenta la higiene y la limpieza a la hora de acudir a locales de comida estos días. ¿Cómo demuestra el St. Louis que se están tomando las medidas de higiene necesarias? En primer lugar, hay que garantizar la calidad y la seguridad de los alimentos. Por otro lado, la vajilla se lava con un lavavajillas Meiko que garantiza la máxima limpieza. Además, los lavavajillas de Meiko han demostrado ser capaces de limpiar la vajilla sin restos de coronavirus. Un cartel a la entrada del restaurante informa a los clientes acerca de estas medidas, lo que causa una buena sensación en los clientes..

"Lavamos la vajilla con un lavavajillas de Meiko que garantiza la máxima limpieza."

Sr. Liu, del restaurante portugués St. Louis en Xi`an, China

Volver con más fuerza que nunca

En sus 20 años de historia, el restaurante no ha pasado por una época tan dura como esta. Durante el confinamiento, la demanda de comida a domicilio era alta. Pero el restaurante portugués St. Louis decidió no ofrecer este servicio porque querían garantizar la máxima calidad de los alimentos. Prefieren servir sus platos europeos frescos en un plato y en una mesa bien preparada en su propio restaurante. A pesar de haber perdido ventas, la plantilla del St. Louis mira hacia el futuro con optimismo. Muchos de sus clientes habituales han vuelto al restaurante. Aunque hayan estado completamente cerrados, no se han olvidado de ellos, y ahora gozan de más reconocimiento si cabe.

Si hay algo que han aprendido durante esta pandemia, es que hay un momento para todo: un momento para tomarse las cosas con calma, un momento para mejorar y un momento para volver con más fuerza que nunca. Os damos la bienvenida de nuevo al restaurante portugués St. Louis, ¡"bom apetite"!