Welcome to MEIKO.
Please select a country and click "confirm".
The clean solution

Lavavajillas domésticos frente a comerciales

Por qué los electrodomésticos no tienen cabida en las áreas de lavado profesionales 

gewerbliche spülmaschine

Los menores costes de inversión pueden ser tentadores, pero en términos de economía y compatibilidad medioambiental, los lavavajillas normales simplemente no están a la altura de la tecnología de lavado profesional. Por ello, en la restauración colectiva en residencias de ancianos, escuelas e instituciones similares, los lavavajillas comerciales desempeñarán un papel cada vez más importante en el futuro.

Para muchas personas, un estilo de vida saludable es inseparable de una alimentación sana. Esto es algo que ocurre no solo en Alemania, sino también en EE. UU., China, Reino Unido y Francia. A esta conclusión llegó una encuesta realizada recientemente por la empresa de consultoría de gestión AlixPartners.

El tema de la sostenibilidad es cada vez más importante para hosteleros, fabricantes y mayoristas, como mostró en el 2016 un estudio del centro para gestión empresarial sostenible ZNU (Zentrum für Nachhaltige Unternehmensführung). Uno de los factores que impulsan este desarrollo positivo es la restauración colectiva en hospitales, residencias de ancianos, universidades, escuelas, centros de educación infantil, guarderías, etc., un sector que cobra una importancia cada vez mayor.

Los niños pequeños disfrutan de la comida
Delicioso: comida sana en platos limpios

Sin embargo, la sostenibilidad no está únicamente limitada a la oferta culinaria. El uso de aparatos de cocina de bajo consumo también desempeña hoy en día un papel central en la práctica de la restauración. En consecuencia, cerca de un 80 por ciento de los hosteleros y profesionales de la restauración colectiva que participaron en el estudio del ZNU afirmaron que llevaban ya mucho tiempo utilizando tecnología altamente eficiente en sus grandes cocinas.

Los lavavajillas comerciales ofrecen muchas ventajas

El motivo es evidente: cuanto más grandes son los grupos de personas a los que se da de comer varias veces al día, más preciso debe ser el equilibrio que deben encontrar los responsables entre los factores económicos y los requisitos cada vez más estrictos de salud, disfrute y calidad. En resumen: las comidas deben ser variadas y tener buen sabor, pero también deben prepararse de forma económica. Ahorrar en comida no puede y no debe ser la solución.

En tiempos en los que el precio del agua y la electricidad no para de subir —y en el contexto de los altos caudales de vajilla que deben lavarse en instalaciones de gran tamaño—, el uso de lavavajillas comerciales especiales cobra una importancia cada vez mayor en la restauración colectiva. Los lavavajillas comerciales marcan la diferencia. Una cosa está clara: frente a aparatos concebidos principalmente para el uso doméstico, los sistemas profesionales de lavado resultan rentables tarde o temprano, además de ofrecer otras ventajas. Una comparación entre lavavajillas domésticos y comerciales evidencia por qué los lavavajillas comerciales van muy por delante en lo que a ahorro de recursos y sostenibilidad medioambiental se refiere.

Vajilla limpia en pocos minutos

La comparación entre lavavajillas doméstico y profesional evita que los responsables de tomar decisiones en la gastronomía realicen una mala inversión. Para ser sinceros, la comparación no es justa, ya que los lavavajillas habituales no están diseñados para su uso en un contexto comercial. Los perfiles requeridos para ello son demasiado diversos. Los lavavajillas en hogares particulares, por ejemplo, a menudo se encienden a intervalos largos, ya que el ciclo de lavado solo es "rentable" cuando están llenos. Cuanto más largos son los tiempos de parada, más se secan y endurecen los restos de comida en la vajilla. Esto supone un gran desafío para el proceso de limpieza.

¡Las altas temperaturas acaban con las bacterias!

Esto no ocurre con lavavajillas comerciales con una frecuencia elevada de uso. Cuando la vajilla debe estar disponible lo antes posible, el ciclo de lavado se inicia poco después de haberla recogido. Basta un lavado rápido a alta temperatura y con productos de limpieza eficientes para obtener una limpieza perfecta. Mientras que, en función del programa, los lavavajillas normales necesitan hasta varias horas para eliminar la suciedad más resistente, los lavavajillas comerciales limpian los vasos y los platos en cuestión de minutos. En ambos casos el resultado es el mismo, pero el procedimiento es otro. Sin embargo, lo que realmente marca la diferencia es que los lavavajillas comerciales ofrecen un buen resultado con mayor rapidez y una higiene constante, de forma inteligente, eficiente y económica. Esto también es así porque las altas temperaturas acaban con las bacterias y otros gérmenes, y hacen que la vajilla se seque casi por sí sola.

El sistema de lavado marca la diferencia

La diferencia se encuentra en el sistema de lavado y, además del ahorro de tiempo y de la eficiencia energética, lo que cuenta es el consumo de agua: en casa, el lavavajillas utiliza agua limpia en cada ciclo de lavado, la cual debe primero calentarse. En la mayoría de los lavavajillas comerciales, el agua de lavado no se cambia continuamente, sino que permanece en su interior, se filtra y limpia continuamente, y se añade al proceso de forma gradual mediante un sistema de desbordamiento.

Una caldera con un valor de conexión de 400 voltios y seis quilovatios mantiene a la temperatura adecuada el agua de lavado reutilizada. Solo se requiere agua limpia para el aclarado, lo que hace que los lavavajillas comerciales también ahorren ese recurso natural tan valioso como es el agua.

Lavavajillas comercial M-iClean U en la cocina-comedor de la residencia de ancianos
Lavavajillas comercial M-iClean U integrado de forma ergonómica en la cocina-comedor de una residencia de ancianos

En la restauración colectiva, los lavavajillas comerciales protegen el medio ambiente en muchos sentidos. Al mismo tiempo reducen los costes operativos y permiten obtener mayores beneficios. Esto evita la necesidad de ahorrar en la calidad de la comida para poder garantizar una rentabilidad estable de los servicios de restauración colectiva. También cabe destacar que los aparatos profesionales ofrecen más ventajas en lo relacionado con su manejo y ergonomía, lo que permite reducir notablemente los problemas de salud de los empleados y, de esta manera, las bajas laborales.

En la práctica empresarial han demostrado su eficacia los lavavajillas bajo encimera, los lavavajillas de capota, las lavautensilios, los lavavajillas de transporte de cinta y cestas, así como los sistemas de lavado de carros como los que ofrece MEIKO , uno de los especialistas internacionales líder en el sector de la tecnología de lavado eficiente.