Contacto
The clean solution

Instrucciones para la limpieza de cuñas

Así es como se manipulan correctamente las cuñas

Los utensilios sanitarios  se vacían, limpian y desinfectan con vapor para devolverlos a un estado higiénico seguro gracias a máquinas de limpieza y desinfección. Esto es así siempre que el manejo sea el correcto y se lleve a cabo un proceso de preparación inteligente.

Hasta ahora no se había definido aún un proceso para el tratamiento de las cuñas. Junto con la Dra. Eva Fritz, bióloga diplomada del Centro alemán de asesoramiento para la higiene (BZH), hemos desarrollado un posible diagrama de flujo para los distintos pasos de trabajo.

Los diferentes pasos a seguir podrían ser los siguientes:

En estos vídeos le mostramos paso a paso cómo debería manipularse una cuña tras ser utilizada por el paciente y dónde pueden producirse errores. Ver ahora:

Paso 1: Depositar la cuña y cuidar del paciente


Qué hacer

  • Mejor superficie para depositar la cuña: un carrito auxiliar, el suelo con una superficie de apoyo; dado el caso, el cubo de basura (si el apoyo es seguro).
  • Si la cuña está sucia: desinfectar frotando la superficie donde se ha depositado la cuña.
  • Tras cuidar del paciente: cambiarse los guantes desechables o desinfectarse las manos.

Qué no hacer

  • No depositar la cuña de modo que alguien pueda tropezar con ella.
  • No depositarla en la cama del paciente, en su mesita de noche o en una silla.

Paso 2: Transportar la cuña llena


Qué hacer

  • Lo mejor es llevarla en la mano con un guante puesto.
  • Al abandonar la habitación del paciente, tocar la manija de la puerta únicamente con la otra mano limpia.

(La manija de la puerta es un elemento del entorno del paciente y un vector importante que solo debería tocarse con las manos desinfectadas o con guantes limpios).

Qué no hacer

  • Cambiar de manos (limpia, no limpia).
  • Interrumpir el transporte (debería realizarse con paso rápido y seguro).

Paso 3: Entrar en el cuarto séptico


Qué hacer

  • Abrir también la puerta del cuarto séptico utilizando solo la mano limpia.
  • Aún más higiene aporta la posibilidad de abrir las puertas con un interruptor de pie.

Paso 4: Abrir la máquina de limpieza y desinfección


Qué hacer

Paso 5: Posicionar las cuñas en la máquina


Qué hacer

  • Con la mano del guante, introducir los utensilios sanitarios con el contenido en la máquina de limpieza y desinfección de forma correcta, es decir, conforme a las instrucciones (el adhesivo con las ilustraciones debe estar colocado cerca de la máquina) o conforme a la ilustración facilitada en las instrucciones de uso.
  • Colocar la tapa de la cuña por separado en la posición prevista a tal efecto.
  • El proceso de vaciado lo realiza la máquina con la puerta cerrada.

Qué no hacer

  • No entrar en contacto con el contenido.
  • No vaciar nunca antes la cuña ni la botella de orina. No vaciar en la máquina, en un inodoro o en una pila separada, ya que las salpicaduras y los aerosoles liberados incrementarían el peligro de contaminación.
  • Llenar la máquina únicamente con los utensilios para los que ha sido diseñada (no introducir pañales, compresas, floreros, bandejas ni similares).

Paso 6: Arrancar la máquina


Qué hacer

  • Cerrar la máquina de limpieza y desinfección con la mano limpia.
  • Seleccionar el programa en función de los utensilios a lavar y el grado de suciedad.
  • Accionar el botón de arranque con la mano limpia.
  • Ahora ya puede quitarse el guante contaminado y eliminarlo correctamente.
  • Una necesidad absoluta: desinfectarse las manos al final.

¡Tenga especial cuidado! En pacientes infectados con Clostridium difficile (entretanto Clostridioides difficile) no es suficiente la simple desinfección de las manos. ¡En este caso, es obligatorio lavarse las manos antes de desinfectarlas, ya que las esporas solo se pueden eliminar de forma mecánica!

Paso 7: Extracción de los utensilios


Qué hacer

  • Tras el proceso de limpieza, utilizar solo la mano limpia para abrir la puerta, retirar los utensilios sanitarios limpios y desinfectados y cerrar de nuevo la puerta.
  • Aún más higiene se consigue con las máquinas de limpieza y desinfección dotadas de apertura automática de la puerta, ya sea mediante un interruptor de pie o colocando la mano delante de un sensor.

Ahora, los utensilios sanitarios ya pueden tocarse y reutilizarse sin problemas.

El manejo correcto de las máquinas y un funcionamiento adecuado no solo mejoran la prevención contra las infecciones, sino que también contribuyen a aumentar la vida útil de las máquinas. Si tiene dudas o preguntas, no dude en contactar con MEIKO.